ENTORNO Y NATURALEZA

OJO GUAREÑA

Ojo Guareña

Ojo Guareña está catalogada como Monumento Natural y se sitúa al norte de la provincia de Burgos en la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica, constituye un complejo de cavernas de importancia internacional.

La superficie del Monumento Natural es de 13.850 Ha.

Superficie incluida ZIS: 51.100 Ha

Tres son los municipios que se encuentran dentro del Monumento: Merindad de Sotoscueva, Merindad de Montija y Espinosa de los Monteros y 23 los núcleos de población.

El complejo kárstico de Ojo Guareña es, con más de 100 kilómetros de desarrollo, uno de los conjuntos de cuevas más extenso de la Península Ibérica y puede incluirse entre los diez mayores del mundo. Además de poseer un indiscutible interés espeleológico, en su interior se han localizado varios santuarios prehistóricos y numerosas especies de invertebrados cavernícolas, de los cuales varios son nuevas descripciones. En la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica se alza un impresionante cejo rocoso formado por un potente paquete de calizas y dolomías coniacenses, que descansa sobre un impermeable substrato de margas y calizas arcillosas. Los ríos Guareña y Trema se han introducido en el interior de este espeso macizo del Cretácico Superior originando el complejo kárstico de Ojo Guareña.

MONTE SANTIAGO

Salto Nervión - Monte Santiago

El Monumento Natural Monte Santiago es conocido por el paisaje que nos ofrece el Salto del Nervión desde los cortados. Su paisaje Kárstico: cuevas, dolinas, simas, lapiaces y surgencias son las formaciones que encontramos en nuestros paseos. Su origen está en el tipo de roca sobre la que se asienta el espacio: caliza blanda y soluble, cuando el agua es ligeramente ácida, que da lugar a un modelado típico de indudable valor.

Un magnífico hayedo ocupa la superficie en las zonas altas, y la encina y el quejigo, aparecen en la parte más baja, orientada al Sur, mezcla singular en plena banda de clima atlántico.

En el espacio podemos encontrar diferentes especies animales, de las cuales los anfibios son protagonistas, aunque también podemos encontrar: buitres leonados, corzos, algún jabalí y una gran variedad de aves... . El hombre ha marcado la evolución del territorio, ya desde el Neolítico (túmulos de Ramalejo). La presencia de otros elementos arqueológicos singulares nos hablan del pasado de estos parajes: El monasterio de "Santiago Langreriz" que da nombre al territorio y la lobera de Monte Santiago. Todo esto nos hace imaginar un pasado medieval, una época de dura convivencia entre el hombre y su entorno.

Hoy en día el bosque se aprovecha para obtener madera, setas o pastos, siendo la ganadería la actividad que más ha repercutido en su entorno, manteniendo enfrentados a hombres y lobos hasta nuestros días.

En el Monte Santiago podemos encontrar la mayor concentración de loberas de la Península Ibérica, y entre ellas destaca la de Santiago, con dos fosos y muros de casi 500 metros de longitud. Se trata de construcciones trampa formadas por dos paredes de piedra, que coinciden en un amplio foso, en que se captura al lobo. La lobera de Santiago se utilizó por última vez en 1955. Actualmente en desuso, las loberas suponen un rico y singular patrimonio etnográfico que es preciso mantener y conservar.

Existen 12 sendas señalizadas y autoguiadas que nos muestran los aspectos más característicos de este espacio. Nueve de ellas recorren los alrededores de Fuente Santiago, destacando en cada una un aspecto concreto, como la senda geomorfológica, que se centra en las formaciones provocadas por la acción del agua sobre la roca caliza. Otras ofrecen el paisaje de los cortados, del Salto del Nervión o de los hayedos. Estas nueve sendas con recorridos entre 1 y 4 Km. pueden conectarse entre sí. Así surgen 4 rutas circulares o temáticas, que a través de un elemento concreto como el paisaje o el Karst ofrecen distintas versiones de Monte Santiago.

MONTES OBARENES

Montes Obarenes

El Parque Natural Montes Obarenes – San Zadornil se encuentran en el borde más meridional (este) de la Cordillera Cantábrica, engloba las sierras de Oña, La Llana, Pancorbo, Arcena y los propiamente llamados Montes Obarenes.

Tiene una superficie de aproximadamente 45.280 ha y su mayor cima es el monte Unión con 1.434 m de altitud. Este espacio natural ha sido declarado como Parque Natural el 14 de octubre de 2006 mediante la Ley de la Comunidad Autónoma de Castilla y León 10/2006. Para entender un poco más esta declaración en la definición de Parque Natural encontramos que son áreas naturales, poco transformadas por la explotación u ocupación humana que, en razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas, poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece atención preferente.

La zona que ocupa este espacio natural tiene una gran belleza y muy diferentes paisajes. Su verdadero atractivo lo constituyen por un lado los cañones y cortados que forman los ríos al excavar con sus aguas en la roca; los variados bosques, que principalmente en otoño forman una gran variedad de colores; la numerosa y variada cantidad de animales que nos podemos encontrar; y por último los pueblos y villas tan bien conservados desde la antigüedad como Frías, Oña, Pancorbo o Santa Gadea del Cid.

Diseño web: GESDINET